06 noviembre, 2018

Apostillas a la clase anterior

¿Cuál es la verdadera capital de Israel: Jerusalén o Tel Aviv?

El 14 de mayo de 1948 fue proclamado el Estado de Israel por David Ben-Gurión, quien al mismo tiempo era nombrado Primer Ministro de la nueva nación hebrea, designando a la ciudad de Tel Aviv como capital provisional.

En los planes de Ben-Gurión desde un inicio estaba el declarar capital nacional a Jerusalén, algo que tardó en hacer un año y medio, no transfiriéndose dicha capitalidad hasta el 5 de diciembre de 1949.

Desde entonces y a los largo de estas casi siete décadas la capital de Israel ha sido (y sigue siendo a día de hoy) Jerusalén. El problema radica en que cuando se realizó el traspaso de capitalidad la recién creada nación hebrea se encontraba en disputas bélicas con Jordania, país que se anexionó la parte oriental de la ciudad de Jerusalén; situación que no se solucionó hasta junio de 1967, año en el que Israel lo recuperó tras ganar en la conocida como ‘guerra de los Seis Días’. Desde entonces, la Autoridad Nacional Palestina reclama Jerusalén Este.

Este conflicto es lo que originó que, aquellas naciones que reconocieron al nuevo Estado de Israel como nación (tras ser admitida por la ONU), abrieran su sede diplomática o embajadas en Tel Aviv y, por tanto, fuese considerada ésta como la verdadera capital administrativa por encima de Jerusalén la cual no reconocen como tal.

Esto mismo ocurre con numerosos medios de comunicación internacionales que tienen recogido en sus manuales de estilo que cuando se informe de Tel Aviv se refieran a esta como capital de Israel pero no cuando se trate de Jerusalén.

Por tanto, para el Estado y Gobierno de Israel su capital es (y seguirá siendo) Jerusalén, mientras que para la mayoría de la prensa internacional y en el ámbito político y diplomático se referirán a Tel Aviv como capital de la nación hebrea.


Moro. árabe y musulmán


Echando un vistazo a los primeros 20 resultados de Google, encontramos diferentes fuentes de información que llegan, más o menos, al siguiente consenso:

Moro
Persona natural del Magreb (norte de África, a excepción de Egipto)

Resultado de imagen de magreb

Árabe
Persona natural de la península arábiga o de un país de lengua árabe.



Resultado de imagen de peninsula arabiga


Musulmán
Persona que profesa la religión islámica.

Resultado de imagen de paises musulmanes


  • La Real Academia Española, aun mostrando distinciones similares para cada uno de los términos, también recoge la palabra «moro» como sinónimo de «musulmán» (tercera acepción). En este sentido hay que puntualizar que aunque la mayoría de moros son musulmanesla mayoría de musulmanes no son moros (ni árabes), por lo que utilizar ambos términos como sinónimos podría conducir a error.
  • Indonesia es el país con mayor número de musulmanes (más de 200 millones).
Resultado de imagen de indonesia

  • Es islam es la segunda religión más profesada en el mundo con alrededor de 1700 millones de creyentes actualmente.



¿Sabías que Felipe VI, además de España, es también rey de Jerusalén?



Imagen relacionada
Felipe de Borbón (Felipe VI) rey de España y Jerusalén.

A pesar de no existir como reino desde finales del siglo XIII, el titulo de ‘rey de Jerusalén’ recae por herencia dinástica a la corona española.

El reino de Jerusalén  tan solo estuvo vigente a lo largo de dos siglos (1099-1291), fundándose a raíz de la ‘Primera Cruzada’ llevada a cabo por el papa Urbano II con el propósito de conquistar todos aquellos lugares considerados como sagrados. Jerusalén era uno de ellos (al ser donde, según las sagradas escrituras, murió Jesús de Nazaret).

Tras la conquista de aquel lugar santo, por parte del francés Godofredo de Bouillón, Jerusalén fue incluido como uno de los ‘Estados cruzados’ y como tal se convirtió en un reino cristiano. El propio Godofredo fue su primer gobernante (aunque no rey) pero después de su fallecimiento un año más tarde (1100) el  trono y control de Jerusalén pasó a manos de su hermano Balduino I y posteriormente, tras éste, el titulo fue recayendo de un descendiente a otro.

En el año 1277, María de Antioquia, nieta de Isabel I (reina de Jerusalén) y pretendiente al trono, decidió vender el título (con la bendición y aprobación papal) a Carlos de Anjou, rey de Nápoles,  a pesar de que existían disputas por el título con Hugo III, rey de Chipre.

A pesar de que en el año 1291 el Reino de Jerusalén dejó de existir como tal, el título al trono siguió vinculado al de Nápoles.

El nombramiento en 1504 de Fernando el Católico como rey de Nápoles se trajo hacia España el título al trono del reino de Jerusalén y desde entonces la corona española ostenta  dicho cargo; de ahí que Felipe VI, además de España, sea también rey de Jerusalén.


3º Evaluación

Hecho con Padlet

2ª Evaluación

Hecho con Padlet

1ª Evaluación

Hecho con Padlet