Examen RELIGIÓN septiembre 2019

Martes 3 de septiembre de 2019
de 18.30 a 19.30

09 abril, 2019

FE Y DEVOCIÓN

Qué es la fe --> (según el DRAE) En el cristianismo, virtud teologal que consiste en elasentimiento a la revelación de Dios, propuesta por la Iglesia.

Qué es la devoción --> (según el DRAE) Rel. Prontitud con que se está dispuesto a dar culto a Dios y hacersu santa voluntad.
Parte de la semana santa

¿Por qué la  Semana Santa cambia cada año de fecha?



Reli Casas Nuevas + Dto. Religión + IES: Semana santa: signos y símbolos




EL POSTUREO, LA SEMANA SANTA Y LA IGNORANCIA RELIGIOSA






¿ateo y cofrade?




El Pregón heterodoxo de Manu Sánchez




Imagen de la Hermandad, pero no se habla de Fe ni de Devoción






CRISTIANO Y COFRADE






¿Por qué el Moisés de Miguel Ángel tiene cuernos?

La escultura del Moisés de Miguel Ángel es una de las más famosas de la Historia. Obsérvala con atención y fíjate bien en ella ¿Ves algo extraño? Seguro que ya te has dado cuenta de que este hombre ¡tiene dos cuernos que sobresalen en su cabeza! ¿Por qué será?…
El Moisés de Miguel Ángel

Miguel Ángel Buonarroti, genio del Renacimiento

Miguel Ángel Buonarroti es uno de los genios del Arte de todos los tiempos y la gran figura del Renacimiento italiano. Nació en 1475 en Caprese aunque pasó su infancia en Florencia. Desde muy pequeño supo que quería ser artista. A su padre esta idea no le gustaba demasiado pero al final cedió y le permitió entrar como aprendiz en un prestigioso taller de pintura. Miguel Ángel tenía por aquel entonces 13 años y en seguida demostró ser un extraordinario pintor y dibujante.
Por aquel entonces la ciudad estaba gobernada por Lorenzo de Médici, un hombre poderoso y tan amante del arte, que creó una escuela donde los jóvenes con más talento podían aprender a esculpir.
Con 14 años, Miguel Ángel tuvo la oportunidad de entrar en ella y, durante unos años, rodearse de grandes artistas y de las personas más cultas de la época. Rápidamente se convirtió en uno de los artistas más admirados de su tiempo, gracias a obras maestras como su famosísimo David. He encontrado esta ilustración en Pinerest.
David de Miguel Angel
A Miguel Ángel le encargan el Moisés
Siendo un joven de 30 años, el papa Julio II le pide que viaje a Roma para hacerle un encargo muy importante: quiere que diseñe y realice su tumba.
Se trataba de un gran monumento fúnebre con más de cuarenta estatuas y como es lógico, Miguel Ángel se entusiasmó. No había duda de que era un artista muy completo y superdotado para la pintura y la arquitectura, pero él se sentía sobre todo escultor. Amaba tallar la piedra y para él, poder realizar el grandioso monumento fúnebre para  un personaje tan importante, era una gran oportunidad.
Retrato del Papa Julio II
Desgraciadamente por falta de dinero y otros muchos problemas, este ambicioso proyecto no se pudo realizar y Miguel Ángel sólo llegó a crear algunas de las esculturas para un monumento final mucho más pequeño, entre ellas el Moisés, que terminó en 1515.

¿Quién es Moisés?

Moisés es un importante personaje de la Biblia, un libro muy antiguo donde se cuenta la historia de una nación llamada Israel.
Según dicen los textos de la Biblia, en la época de los faraones, muchos israelitas vivían como esclavos en Egipto. Moisés fue el encargado de ayudarles a huir de allí y llevarles a una nueva tierra donde pudieran ser libres. Cuenta la historia que un día, durante la huida, Dios pidió a Moisés que subiera a una montaña para entregarle unas tablas donde debía escribir Diez Mandamientos, es decir, diez normas que el pueblo de Israel debía cumplir. Una de las más importantes, era que sólo podían adorarle a él, el único Dios. Moisés escuchó a Dios y obedeció. Cuando regresó  de la montaña y quiso contar a todos esas nuevas  reglas, encontró que el pueblo había fundido metales preciosos y con ellos había construido un becerro de oro al que estaban adorando. Moisés se puso tan furioso, que lanzó las tablas sobre la estatua y la destruyó.
Moisés rompe las Tablas de la Ley

¿Qué nos cuenta el Moisés de Miguel Ángel?

Cuando un artista crea una escultura, decide qué es lo que quiere representar. Miguel Ángel podía haber creado un Moisés pensativo, o paseando, o leyendo… pero no fue así. Cuando esculpió su famoso Moisés, el gran genio eligió ejecutar justo el momento en que baja de la montaña y descubre a su pueblo adorando al becerro de oro,  el momento exacto en que entra en cólera y está a punto de levantarse para lanzar con furia las Tablas de la Ley. Si te fijas bien verás que las lleva bajo su brazo derecho. Todo su cuerpo está en tensión y su cara refleja la ira y el enfado que siente en ese momento ¡Su mirada es tan penetrante que casi asusta!
 Moisés
Este efecto lo consiguió Miguel Ángel gracias a su increíble dominio de la técnica. A pesar de trabajar un material tan duro como el mármol, fue capaz de dar forma a la figura y crear diferentes texturas para cada parte. Observa cómo el aspecto de la piedra es distinto para la espesa barba que para los pliegues de la ropa o para la piel de su cuerpo.¿Te has percatado de que hasta se aprecian las venas en sus manos? Sí… ha conseguido un naturalismo tan asombroso, que el mismísimo Miguel Ángel cuando la terminó se quedó observándola y le gritó: “¡Ahora, Habla!”. Ciertamente, la escultura es tan real que parece que sólo le falta la voz.

¿Por qué tiene cuernos?

La Biblia original se escribió en hebreo. En el siglo IV, San Jerónimo fue el primero en traducirla al latín para que todos los cristianos pudieran entenderla.
Los famosos cuernos del Moisés de Miguel Ángel
En ella se podía leer que cuando Moisés se encontró con Dios en la montaña, “de su rostro salían rayos de luz”. Se cree que al traducir esta frase, San Jerónimo cometió el error de pensar que significaba “su rostro tenía cuernos”, y así lo escribió. A partir de entonces y durante muchos siglos, muchos artistas, cuando pintaban o esculpían la figura de Moisés, le ponían unos cuernecillos en la cabeza. Miguel Ángel fue uno de ellos. En aquellos tiempos a nadie le extrañó ni le pareció mal ya que los cuernos eran símbolo de poder y grandeza.

Quiero ver el Moisés pero… ¿dónde está?

Si quieres verlo con tus propios ojos, tendrás que viajar a Roma (Italia), concretamente a la Basílica de San Pietro In Vincoli,  muy cerca del famoso Coliseo romano.
Miguel Ángel Buonarroti

Napoleon y el fin de la Inquisición

¿Quién puso fin a la INQUISICIÓN?



Resultado de imagen de napoleonDe Napoleón se puede decir de todo menos que era un hombre alto y guapo (bueno lo de guapo, también se lo podríamos dejar a Josefina). Dictador, megalómano, invasor compulsivo, cascarrabias, bajo... Pero también hay que aplaudirle por la decisión que tomó un 4 de diciembre de 1808. 



Aquel 4 de diciembre, a un paso de plantarse en Madrid, se llevó el honor de ser el primero en prohibir la Inquisición en España. Terminaba, al menos de momento, un reinado de terror que ya duraba 430 años.



Si algo odiaba Napoleón era la intolerancia, el fanatismo y la superstición religiosa, y esos eran, precisamente, los tres pilares de la Inquisición. 

No es que el Santo Oficio estuviera muy activo a principios del XIX, al menos no tanto como en los siglos anteriores, cuando casi te llevaban a la hoguera por estornudar en misa. Napoleón ya traía entre ceja y ceja cargarse la Inquisición y ponerle freno a la religión.

Sin embargo,la Inquisición española desapareció definitivamente en 1834 gracias a un decreto que firmó la regente María Cristina (esposa de Fernando VII y madre de la futura Reina Isabel II. ¿Alguién sabe quién fue Isabel I?), y poco después Larra compuso su epitafio: «Aquí yace la Inquisición, murió de vejez.»

 
Litografía de principios del XIX. Representa a Napoleón concediendo al pueblo judío, representado por la mujer junto a la ménorah, el derecho a profesar el culto.




[missing El 4 de abril de 1806 se publicó en Francia el decreto por el cual se impuso a todos los ciudadanos del imperio, y a todas las religiones, el catecismo napoleónico. En él se amenazaba con la condena eterna al que no sirviera de buen grado al emperador.

Pregunta: ¿Cuáles son los deberes de los cristianos respecto a los príncipes que los gobiernan, y en particular los nuestros con Napoleón, nuestro emperador? 

Respuesta: Los cristianos deben a los príncipes que los gobiernan, y nosotros debemos a Napoleón I, nuestro emperador, amor, respeto, obediencia, fidelidad, servicio militar y las contribuciones que él nos mande pagar para la defensa del Imperio y de su tro-no; debérnosle, además, oraciones fervientes para su salvación y para la prosperidad espiritual y temporal del Estado.

Pregunta: ¿Por qué estamos obligados a cumplir todos estos deberes para con nuestro emperador?

Respuesta: Primeramente, porque Dios, que ha creado los imperios y los ha distribuido según su voluntad, llenando a nuestro emperador de dones y gracias, lo mismo en la guerra que en la paz, lo ha establecido soberano nuestro, lo ha hecho ministro de su poder, a imagen suya sobre la tierra. Honrar y servir a nuestro emperador es, pues, lo mismo que honrar y servir a Dios. Segundo, porque Nuestro Señor Jesucristo, tanto por su doctrina como por sus ejemplos, nos ha enseñado lo que debemos a nuestro soberano: él nació obedeciendo el edicto de César Augusto; él pagó la contribución impuesta por éste; y así como ordenó que se diera a Dios lo que pertenece a Dios, también mandó que se diera al César lo que pertenece al César.

Pregunta: ¿Y no hay motivos más fuertes que deben ligarnos a nuestro emperador Napoleón I?

Respuesta: Sí, porque él es el elegido por Dios, en las circunstancias más críticas, para restablecer el culto público de la santa religión de nuestros padres, y para ser nuestro protector. El nos ha devuelto y conservado el orden público con su sabiduría y actividad. El defiende el Estado con su brazo poderoso, y es el ungido del Señor por la consagración que ha recibido del Soberano Pontífice, cabeza de la Iglesia universal.



El Catecismo Civil Español

publicado en 1810 contra el invasor francés.

Durante la Guerra de Independencia de 1808-1814, los líderes españoles en la rebelión contra los franceses también usaron todo tipo de recursos ideológicos para resucitar el patriotismo y el odio al francés entre la población española.

 

El texto (no entero, que puedes leer a continuación) es un curioso documento "pedagógico" que se difundió durante la Guerra de Independencia. Sigue el formato del catecismo tradicional español, pero cambiando la temática católica de la fe por la del españolismo y antifrancesismo, siendo la base central del texto de este Catecismo Civil Español, siguiendo el modelo los antiguos catecismos morales de Francia anteriores a la Guerra de la Independencia de 1808.



En 1812, Juntas Supremas de 18 provincias de España editaron un Catecismo Patriótico Español, que recibiría en cada edición títulos similares, que iban desde el de Catecismo Patriótico Español ante el Invasor francés a Catecismo Civil de España, cuya redacción fue escrita por la Junta Suprema Central, con sede en Aranjuez, que se distribuyó a las 18 Juntas Supremas ya constituidas para su impresión y posterior distribución entre las Juntas Supremas Provinciales constituídas.

 

El Catecismo estaba redactado con la estructura de preguntas y respuestas, dado que no era un artículo de texto histórico, sino como un texto que facilitara su comprensión y memorización inmediata para que fuese texto de sacerdotes, profesores y maestros, en el que se fijaba que el enemigo era Francia y los franceses invasores y donde toda la moral del texto giraba en torno a la recuperación de la españolidad frente a este invasor.



 



En Extremadura se distribuyeron 1097 Catecismos Civiles que procedían del envío que hizo la Junta Suprema de Sevilla  y se indicaba que era para su difusión en las parroquias y escuelas.



 



De este texto, de apenas 12 páginas, destacaba un cuerpo central donde se fijaban los tres grandes enemigos de la Patria y sobre el que giraba toda la redacción del texto civil: 
 

   

El Emperador Napoleón, el general francés Murat


y el primer ministro Godoy.


 


 

¿Quién es el enemigo de nuestra felicidad?

El Emperador de los Franceses.

 

¿Y quién es este hombre?

Un nuevo Señor infinitamente malo y codicioso, principio

de todos los males, y fin de todos los bienes; es compendio

 y depósito de todos los vicios y maldades.

 

-¿Cuántas naturalezas tiene?

– Dos, una diabólica y otra inhumana.

 

¿Cuántos emperadores hay?

Uno verdadero, pero trino en tres personas falsas.

 

¿Cuáles son?

Napoleón, Murat y Godoy.

 

¿Es más malo uno que otro?

No Padre, pues todos tres son iguales.

¿De quién procede Napoleón?

Del Infierno y el Pecado.

 

¿Y Murat?

De Napoleón.

 

¿Y Godoy?

De la intriga de ambos.

 

¿Qué atributos tiene el primero?

La soberbia, la maldad y el despotismo.

 

¿Y el segundo?

Del robo, la infamia y la crueldad.

 

¿Y el último?

De la traición, la lascivia y la ignorancia.

 

-¿Quiénes son los franceses?

Los antiguos cristianos, y los herejes nuevos.

 

- ¿Quién ha venido a España?

- La segunda Persona de la Trinidad endemoniada.

 

- ¿Cuáles son sus principales oficios?

- La de engañar, robar, asesinar y oprimir.

 

- ¿Qué doctrina nos enséñó?

- La infidelidad, la depravación de costumbres y la irreligión.

 

- ¿Quién puede librarnos de semejante enredo?

- La unión, la constancia, y las armas.

 

- ¿Será pecado matar franceses?

- No señor, antes bien se merece mucho si con esto se libra

la Patria de sus insultos, robos y engaños.



Fuente:  Manuela Aparicio Sanz


3º Evaluación

Hecho con Padlet

2ª Evaluación

Hecho con Padlet

1ª Evaluación

Hecho con Padlet